Entrevista – Montse de Mis chic@s y yo

Cuéntanos. ¿Quién eres?

 Mi nombre es Montse, madre de familia numerosa, tengo 3 hijos que desde su llegada han volteado mi mundo. Alegre, extrovertida, creativa, intensa, comprometida con la educación e intentando contribuir con mi granito de arena a mejorar el mundo que van a heredar nuestros pequeños. Si hay alguna cosa que me caracterice es buscar el lado positivo de la vida, valorar todas las cosas que nos ofrece.

 No voy de trascendental, para mí la esencia está en detenerte en las pequeñas cosas, vivir conscientemente cada minuto. Voy por la vida sin reloj para empaparme de los detalles. A pesar de ello a veces también sale mi lado oscuro, todos somos humanos. Me apasiona escribir desde que supe hacerlo: escribía cuentos, revistas, diarios…

Otra de mis grandes debilidades es la Historia, concretamente la historia de Roma en época imperial, no en vano estudié Prehistoria, Historia Antigua y Arqueología. Carrera que elegí por vocación y que a día de hoy continúa siendo mi motor, a pesar de que nunca hice de ella una profesión.

¿Cuál es tu blog y de qué temas hablas en él?

Mi blog se llama Mis chic@s y yo – Crecer en familia. El título es mis chic@s por la sencilla razón de que mis hijos, dos niñas y un niño de 14, 12 y 8 años, ya hace algún tiempo que dejaron la primera infancia.

 El subtítulo Crecer en familia procede de la idea de que cuando nace un hijo se inicia un camino en el que no son solamente los pequeños quienes van cambiando y evolucionando, sino que junto a ellos los padres también crecemos como personas: al intentar superarnos día a día, al enfrentarnos a retos, dudas, soluciones, esperanzas de futuro.

 Criar un hijo no es coger un libro y seguirlo al pie de la letra, requiere analizar situaciones, grandes dosis de empatía, sentido común, instinto, superar metas o equivocarnos y aprender de ello. No hay padres perfectos por eso nos formamos día a día y eso nos engrandece.

 En mi blog encontraréis un poco de todo. Pequeños esbozos de nuestra vida familiar: temas de educación, recursos escolares, manualidades, lecturas, repostería casera, salidas, viajes… Todas aquellas cosas que o nos han preocupado o que hemos vivido en familia. Experiencias que queremos compartir a través del 2.0 y que esperamos que aporten ideas o soluciones para aquellos que nos leen.

¿Qué consejos darías a las mamás primerizas?

 Lo más importante de todo es que se viva la experiencia de la maternidad de forma tranquila y sosegada. Vale la pena disfrutar de la llegada del bebé sin agobios. Cada bebé es una experiencia única e irrepetible. Ese primer momento, el contacto con aquella personita con una vida recién estrenada no tendrá parangón con ninguna emoción que les haya tocado vivir, cada bebé es un milagro de la naturaleza, que lo disfruten, que no permitan que el estrés o el querer llegar a todo hagan perder la conciencia de cada momento.

Que las superwomans no existen, o al menos yo no las conozco, y que es muy importante priorizar. Y en los primeros años, para mí, la prioridad es el bebé. Porque la vida pasa y cuando llegue el momento de hacer recuento uno no se debe quedar con la sensación de que el tiempo se le ha escapado entre las manos, sino con la satisfacción de que fue un tiempo vivido ¡en mayúsculas!

¿Cuál es la principal diferencia que encontraste antes y después de ser madre?

Cambió mi perspectiva del yo. Ahora tenía unas personitas que dependían de mí y la convicción de ser una parte importante de su crecimiento físico y emocional que estaba en mis manos y me hacía más responsable. Ya que no podía mirar solo por mí.

La mayor parte de las personas procuran mejorar día a día pero cuando tienes hijos te obligas a predicar con el ejemplo y ello hace que te esfuerces mucho más por ser mejor persona porque eres el primer espejo en el que se reflejan tus hijos.

¿Nos puedes hablar de la diferencia entre tener un solo hijo o más?

 Que hay más trabajo es obvio. Personalmente lo que más me conmovió, con la llegada de mi segunda hija, es la relación que se establece entre los hermanos. Cuando empiezan a interactuar, a jugar entre ellos es una experiencia que no tiene precio. Una sensación increíble, al menos para mi. Luego está que a todo lo que conlleva esta relación, que tiene sus momentos buenos y sus momentos malos y aquí entra el papel de mediadora, a veces cuesta porque tienes que ser imparcial y no siempre llueve a gusto de todos.

Tanto los momentos buenos como los malos se intensifican cuando hay más de un niño. Si uno se excita, contagia a los otros dos y reconozco que mi casa en ocasiones se ha convertido en una locura. Por otra parte, como dice el refrán tres son multitud y el hermano mediano, al menos en mi caso, es el más descolocado, busca su posición entre otros que la tienen bien afirmada y eso supone un reto.

¿Qué es lo que más destacarías de ser mamá?

  El amor, el amor incondicional, que es lo que mueve el engranaje de todo lo demás.

¿Debería estar remunerado el trabajo de ser mamás?

Si lo estuviera lo agradecería, aunque lo veo difícil. Pero lo que sí creo es que más que remunerado tendría que estar reconocido. Sobre todo para esas mamás que por circunstancias o elección propia han tenido que abandonar o aparcar el mundo laboral. El de mamá es un trabajo de 24 horas al día, sin descansos ni vacaciones, ni siquiera hay derecho a baja laboral y mucho menos premio al empleado del mes, o quizá sí: el de la mejor mamá. Para cada niño su mami es la mejor.

Cuéntanos algo divertido del papel de ser madre.

 Sacar al niño que hay dentro de ti sin que nadie te diga que estás loca. ¡Me he divertido tantas veces con los niños viviendo a su nivel!

¿Cambiarías la experiencia de ser madre por alguna otra?

 Si no fuera compatible: por ninguna. Ser madre es lo mejor que me ha pasado en la vida.

¿Qué le dirías a una pareja que se está planteando ser padres?

 Que adelante con ilusión y con ganas, que este es un viaje sin retorno repleto de magia, alegría, emoción, amor… Pero que no está exento de preocupaciones, luchas o dudas. Que muestren a sus hijos el camino, pero que les dejen seguir sus propios pasos, que no caigan en la sobreprotección porque cada niño es una persona individual y como tal debe aprender a trazar sus metas y sus objetivos. La aventura de la maternidad/paternidad es de acompañar más que de llevar.

Aunque a veces no sea fácil, las recompensas superan con creces a las dificultades.

Muchísimas gracias Montse por esta entrevista. Desde Chocolate baby estamos encantadas y maravilladas de contar con mamas como tú, que sienten tan profundo lo que también es nuestra pasión: ser mujer y ser madre.

Compartir entrada

Acerca del Autor

Comentarios

Aún no hay Comentarios

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

once − 7 =